04/04/2016: “El Destino”

Fuerzas cósmicas circulan a mi alrededor. Debería llamarlas Dios, pero no creo que lo sean, también está el Mal.

Son las 5:55 del 4 del 4 del 2016. Me he despertado en medio de la noche y he escrito una carta contra la corriente. ¿Mi decisión o el destino? No estaba en mi mente escribirla. Fluyó.

La carta me ha llevado a buscar, para poner aquí, una columna que escribí un día cuyo título no recuerdo… pero que habla de nadar en el río, o dejarse llevar por la corriente. Tiene alguna explicación que necesito re-visitar. Aún no la he encontrado. Pero sí una carpeta con “Los martes y los días”, la columna que durante años escribí para El Mundo de León. Esto sí ha sido el destino, esa carpeta estaba perdida para mí. Y era parte de la sección “archivo” que sabía un día empezaría a llenar. Hoy lo hago. Con la primera columna que se ha abierto al azar.

A partir de hoy, una cada día. Efímeras, creo que forman una parte esencialmente crítica del cuerpo de mi trabajo. Se producían semanalmente, tenían una longitud y un espacio y estaban vinculadas al mundo y a mí. La columna es el género periodístico más bello que yo aprendí -si aprendí algo, que pienso que sí y por eso me atreví- de Umbral. El que me hizo traspasar entendiendo el código. Gracias maestro.

La primera columna de la serie -no se ahora si he puesto alguna con anterioridad-… (aquí) Interesante revisitar-me y revisitar mi circunstancia, para ver las lecciones decantadas por los años.