Biología cuántica, ¿o el navegar de las aves?

Que “algo” no puede estar en dos sitios al mismo tiempo, era una verdad científica… hasta que llegó la física cuántica y le dio a la Física una lección de humildad. En realidad no se la dio a la Física, ni a los físicos, sino a quienes dan por supuesto lo que se ignora. A un servidor. Y los físicos, desde hace mucho, saben, aunque profesores de instituto y periodistas sigamos dibujando con trazo grueso, que las leyes del universo de lo enormemente pequeño, ponen en evidencia que lo “obvio” puede ser un error. Y que certezas pocas. Pero este espectacular TED de Jim Al-Khalili, especula, ah, la ignorancia es el motor que nos lleva a querer saber lo ignorado: cómo un petirrojo atraviesa el atlántico y se dirige año tras año al mismo árbol. Y eso no es magia. Einstein lo llegó a llamar “fantasmal acción a distancia”