Feliz 2018: ¿Un anno franciscano? (I)

¿Qué sucede al pie de una acacia durante un año? ¿Qué sucede al pie de una acacia durante un año?

Uno de mis propósitos para este 2018 es retomar mi proyecto vital -“On ignorance“- que estaba “aparcado”. La dispersión puede ser el indeseable “efecto secundario” de la creatividad y la curiosidad. Lo es para mí. Y me afecta de un forma absoluta en ciertos periodos de una forma que me lleva al bloqueo. El bloqueo de salida… El de entrada nunca se detiene; creo que no lo hará mientras me quede aliento. Es lo que soy, un ignorante sacando pequeños cubos del océano más inmenso que existe, el de lo que desconozco, y los que desconozco; incluyendo, claro, a quienes conozco, porque la ignorancia se extiende a lo conocido, empezando por ese primer desconocido conocido uno que es uno mismo. Mi año ha empezado “franciscano” por una razón que conoceréis pronto. Con un Francisco en la Sede de Roma, era inevitable que volviéramos la mirada a la naturaleza que tanto necesita de nuestro amor y atención, sabiendo que no es nuestra y que tiene un gran Cuidador más allá de nuestra soberbia. El planeta no se acabará. Si acaso, nos acabaremos nosotros. San Francisco de Asís -1181/1182-,  patrono de los animales y del medio ambiente, es representado siempre en su amor a los animales y a la naturaleza, y en su llamada a la sencillez y a la mesura en el gasto de lo superfluo.

En resumen, feliz 2018 de corazón a quienes leáis esto. (To be continued.)

Primera entrada del año

(Dedicada a quien primero vio esto y a mi queridisísima Daniela Perruchi.)

Encontré este video entre mis “lecturas” del primer día del año. Esta es la traducción del texto originalmente en italiano que viene en los comentarios del autor.

Charcutería

“Una haya “especial” monitoreada durante todo un año por un ojo oculto, que nunca se cierra.

Cuatro estaciones que fluyen alrededor de una importante encrucijada de olores, señales y mensajes que quedan atrás todos los días de la extraordinaria fauna de los Apeninos. Lo que ves aquí es solo un resumen de esta increíble experiencia.

En estos dos años de trabajo de campo, hemos entendido que en la vastedad del bosque, los árboles no son todos iguales. Hay árboles donde poner sus huevos o encontrar un refugio seguro; árboles para buscar comida o, más simplemente, rascar y dejar un rastro de su paso.

Quién sabe cuántos de estos árboles son …

¡Esperamos que después de estos 100 “ritmos”, mires el hermoso viejo bosque de hayas de PNALM con otros ojos!

Gracias por seguirnos cada semana y hasta pronto, Bruno D’Amicis y Umberto Esposito, el equipo de “ForestBeat

Un agradecimiento sincero y responsable a los Servicios Científicos y de Supervisión del PNALM por su valiosa colaboración.

“Un haya “especial” que se mantiene bajo observación durante todo un año por un ojo oculto, que nunca se cierra. Cuatro temporadas que se desarrollan alrededor de la extraordinaria vida salvaje de los Apeninos.
Lo que ves es una pequeña parte de esta increíble experiencia.
En los últimos dos años, hemos entendido eso en la vastedad del bosque: Hay árboles donde poner los huevos o dónde encontrar una cubierta segura; árboles en los que buscar comida o, simplemente, rascarse la espalda y dejar así un rastro de su paso.

Quién sabe cuántos de esos árboles están alrededor …
¡Deseamos que después de estos 100 “ritmos” pueda mirar los magníficos bosques de hayas de PNALM con diferentes ojos! Gracias por seguirnos cada semana hasta aquí.

Hasta pronto

Bruno D’Amicis y Umberto Esposito,
El equipo de “ForestBeat”

Queremos agradecer al PNALM Scientific and Ranger Service por su valiosa colaboración.


Bruno D’Amicis / Umberto Esposito – www.silva.pictures

Obtenga más información sobre / Descubra más en: www.forestbeat.it

#parcoabruzzo #forestbeat #faggetevetuste #immaginiventure

@brunodamicisphoto,

@silvapictures,

@wildlifeadventures “”

FUENTE EDITORIAL: AEON.

FUENTE ORIGINAL: PARCO ABRUZZO.