Festival de otoño en Primavera 2012 de la Comunidad de Madrid: El prestidigitador

Ex Machina / Robert Lepage

Playing cards 1: SPADES (Juego de cartas 1: PICAS)

Espectáculo recomendado para mayores de 16 años

Estreno absoluto País: Canadá Idioma: Francés, inglés, español, árabe y alemán (con sobretítulos en español) Duración aprox.: 3 horas (sin intermedio) Año de producción: 2012

 

 

(Para Olivia).

D ice Robert Lepage en ‘Juego de Cartas’ –o al menos eso entendí yo -, que el teatro no tiene respuestas. Aunque él quizá, a esto, ni siquiera le llame teatro: “mi” confundido, muy confundido. Hace sólo dos días he llegado de Shanghái con la Minipimer aún metida dentro de la cabeza tras descubrir la ciudad más capitalista del mundo y sacar, allí mismo, para pagar una botella de agua, un billete con la efigie de Mao impresa en uno de los lados del papel. Pero, a lo mejor, ese es el perfecto ‘state of mind’ dejarse llevar por Lepage, uno de los directores que habla del “mundo global” en este mundo diverso. La obra pasa en las Vegas y en Bagdad en los años de la invasión de Iraq. ‘Juego de Cartas I: Picas’ es, en sí, es enormemente superficial, frase que se puede sacar de contexto: el contexto es, como dijo Ortega, que lo superficial es la obviedad de lo profundo. Lo que se nos presenta de un océano inexpugnable y del que sólo vemos lo que el ojo alcanza. Aunque presentimos. Él, tan perfecto con las palabras, le llamó al asunto de la profundidad frente a la superficie: Latencia. Pero nadar en el mundo de este prestidigitador que es Lepage, un mundo en el que personajes que se conectan y desconectan, giran entre trampillas de trucos del teatro más tradicional mezclados con efectos de la tecnología más avanzada, no es sencillo. Todo es “tachaaaan” en ‘Juego de Cartas’ y, sin embargo, no puedo dejar de pensar que esta manera de “no entender”, es una manera, quizá, de dejar abiertas las respuestas en un mundo donde lo científico nos ha acostumbrado a certezas que nos han hecho infinitamente frágiles.

Es mi primera noche de Festival de Otoño (en Primavera), ese evento que hace de la Comunidad de Madrid, uno de los motores imprescindibles de la Cultura de este país que llamamos (aún) España… trae aquí lo que tiene que ser visto aquí, para no apearnos del presente y, nos coloca en el lado de la Internacionalidad de las cosas… No es casualidad que Robert Lepage, uno de los directores del ‘presente’ del teatro mundial, estrene su obra en el Circo Price. Que The Guardian hable del teatro que ‘pasa’ en Madrid, es tan importante como que en Madrid, hablemos del teatro que ‘pasa’ en el mundo porque tenemos el privilegio de tenerlo a nuestro alcance. Y gira la escenografía de aros en el centro circular del Price en el que es, esta noche, uno de los centros de esa cosmogonía que va configurando la cultura de nuestro nuevo siglo. Y pasa una puta, y un ludópata, y pasa Bush, y las bombas y un soldado que es violado verbalmente por un superior sin que necesitemos ver la violación en sí, que sería siempre algo menos brutal de lo que imaginamos. Y ahí nos deja el director, huérfanos –ya digo en mi opinión- de respuestas, de culpables, de inocentes, de inmigrantes ilegales que pagan a médicos ilegales y se indignan porque su dinero va al diagnóstico de una menopausia prematura en lugar de a algo mucho más serio. ¡Gastarte una fortuna para que te acaben diciendo que estas sano! Y hay puertitas que se abren y se cierran, y son un bar, la habitación de un hotel o las mesas con tapetes verdes sobre los que se mueven las cartas y se pierden las vidas. ¿Pero no es la vida así, como una sucesión de apariciones y desapariciones a cuyo azar acabamos acostumbrándonos? Dos señoras detrás de mi salen confusas… “¿te ha gustado?”, dice una de ellas. “…Sí… me ha gustado…”, contesta la otra muy poco convencida. No lo puedo evitar, me vuelvo y les digo “yo es que no la he entendido”… Me miran perplejas, pero luego, cuando nos volvemos a cruzar en la puerta, me miran aliviadas. Me encuentro con actores que hablan de actores, y de la obra. Hay debate.

Yo he visto tres obras de LePage, una dentro del Festival que pasaba –curiosamente en China- de donde acabo de llegar –nada es azar en este juego de cartas del gran teatro del mundo-, la versión –horripilante- que hizo de La Celestina, y ésta. De todas, ‘Juego de Cartas I: Picas’ –que es la primera parte de una teratología- es la que más me ha gustado. Y no me ha gustado. Hay muchas cosas en la vida con las que me pasa lo mismo. Con todo, buen teatro.

Pd.: A Olivia la conocí en los 80 tardíos, con Felix y Dunia, con Antonia San Juan, con Carmen Navarro, con Luis Devota y Modesto Lomba. De todos, ella y Luis eran los más modernos: tan modernos, que ni siquiera lo intentaban. Un día, creo recordar, Olivia organizaba o algo así la fiesta de disfraces del Círculo de Bellas Artes. Presentaban Antonia San Juan y Carmen Navarro. Era cuando Antonia no era Antonia y sólo era un talento sin amarras desbocado. Empezó el ‘chou’, Antonia borracha total besándose con un niñato en un ataque de pánico, y Carmen presentando en solitario el asunto como pudo. Yo recuerdo que un presentador telediarios de televisión súper cachas, me invitó a la noche, pero aquello no pasó. Luego Olivia desapareció, yo me fui a Nueva York, Felix y Dunia consiguieron que una ministra de cultura del PP –Pilar del Castillo- dijera aquello tan maricón de ‘Perdona bonita pero Lucas me quería a mí’ –lo pongo en minúsculas, porque como título de película es otra cosa y pierde gracia- y Carmen se retiró al campo. Olivia volvió a nuestras vidas –estaba con Carmen- minutos antes de la función de Lepage y todos hicimos promesas. Con el azar, amiga mía, no se juega.

Día 2: The Master and Margarita [El Maestro y Margarita], de Mijaíl Bulgákov / Complicité.

Más info.: www..madrid.org

www.lacaserne.netwww.epidemic.net

Playing cards

Ex Machina / Robert Lepage

Playing cards 1: SPADES (Juego de cartas 1: PICAS)

Espectáculo recomendado para mayores de 16 años

Estreno absoluto País: Canadá Idioma: Francés, inglés, español, árabe y alemán (con sobretítulos en español) Duración aprox.: 3 horas (sin intermedio) Año de producción: 2012