Los martes y los días: “políticamente correcto”!

La perspectiva del tiempo: Publicado originalmente en 01-10-2011 hace algo menso de 5 años, sobre unos comentarios machistas del ex-alcalde de Valladolid.

 

Morritos tiene Pajín, y seamos honestos, siempre los tuvo Felipe González.

 

Me aterroriza lo políticamente correcto que no es más que otro americanismo. Que uno no diga algo, no quiere decir que no lo piense, y como nos están presionando para que no digamos lo que pensamos, la sociedad es, día a día, un lugar más resbaladizo donde las cosas pueden no ser lo que parecen. De hecho no lo son, pero eso es otra monserga. Amanece Brasil en femenino, el país que sin duda va a parir una gran parte de este siglo y frau Merkel, se ha enfadado y ha dicho “basta” a los gastones de Europa. La viuda de Argentina se derrumba en brazos de Chaves y en Islandia un mujer que tiene novia intenta que aquel país vuelva a tener sentido después de la debacle financiera. Están aquí para quedarse. Todas ellas, me parece a mí, son mujeres capaces y algunas lo están haciendo bien o muy bien. Otras no tan bien. Normal. ¿Tenemos que asustarnos los hombres ante este desembarco en el poder de lo femenino? A mi plin. Trabajo para una mujer de la que aprendo cada día, quizá un hombre podría hacer mejor su trabajo, pero lo dudo seriamente. En el trabajo, es mi experiencia, la mujer escucha. En las casas también. Siempre tienen la oreja puesta para ver qué pasa en el nido. ¿Y el hombre? Ni puñetera idea. Yo soy hombre, y tiendo a fijarme menos en cómo somos los hombres. Me llama menos la atención. Estoy a gusto con ellos –casi siempre- pero estoy muy a gusto con mujeres. Tengo más amigos que amigas, pero la amistad con mujeres siempre me ha parecido más enriquecedora. Con las amigas hay siempre sorpresa y algo de tesoro escondido. Ellas saben cosas que yo no sé y me parecen menos predecibles.

Yo, en concreto, no me siento nada amenazado, todo lo contrario. Asocio lo femenino a protección, dulzura, resistencia y tolerancia. ¿Y lo masculino? Lo asocio a fuerza, maña, protección –de otro tipo, más irracional-, a creatividad, a imaginación y, en general, a los valores de la infancia. Dale un “chisme” o una herramienta en una caja a la mayor parte de los hombres y les veras volver a los 5 años. Así, de golpe. Morritos tiene Pajín, y seamos honestos, siempre los tuvo Felipe González. Que cada uno imagine lo que quiera y diga lo que le dé la gana. Afortunadamente la inmensa mayoría de la sociedad española es sana en ciertas cosas y cada uno se autocalifica por sus palabras. No conozco al de Valladolid, tiene 6 mujeres en su equipo, si es un machista, él se lo pierde.