Tanto, tanto por hacer, siempre tarde Nicanor.

Cada fotograma es Botticelli. Nicanor es nombre de melancolía.

ordenador murió Nicanor. Me compré uno pieza a pieza y lo monté con fotografía y video en la cabeza y la capacidad para trabajar mas rápido. Tengo algún proyecto que quizá salga de video. Tengo que aprender a montar primero y estoy editando una sesión de fotografías de 600 fotos muchas de ellas de grupo, que complica las cosas. Con todo… la magia fluye y, una vez más, llego tarde. Esta vez era la intuición del nuevo video de Adele “Send my love…” Renqueo, con el corazón roto, con unas enormes ganas de crear y unas enormes responsabilidades familiares. Esperará la necesidad de crear. Nací para ello, pero el amor está primero. Siempre, quizá por eso no sea un artista. Estoy dispuesto a hacer concesiones.

El dolor y la ilusión

Corté las flores, del dolor, sólo para sobrevivir. Luego limpié la casa, y seguí trabajando. Intentando no sólo querer, sino que se sienta el amor, incluso cuando la memoria lo olvida todo en pocos minutos. Es el amor incondicional porque sabes que no habrá respuestas. Hay tres amores -quizá cuatro ahora en mi vida- tres están en la familia. Uno es el arte encarnado.

Hay días que me duele tanto el corazón que pienso que la belleza va a poder con el pobre viejo. La tensión por las nubes, y sin ganas de ir al médico. Como dice Ortega, en el silencio, oigo el palpitar y nunca se si habrá un nuevo latido. Vivo en el brinco de la vida. Agotado. No me quejo. Vivo mi vida, que no es poco.

Sin detenerme.

… fotograma del video de Adele. Lo tenía en la cabeza desde hace meses… suena a locura. Pero eso es algo normal en los locos. Quizá haga una crítica, me gustaría, la tengo dentro, pero no se si tengo el tiempo o la energía para el esfuerzo.